Pin It

EL "UNIGENITO" Y EL "PRIMOGENITO"

 

"Todo aquel que niega al Hijo, no tiene al Padre," dice el apóstol: solemnes palabras de advertencia, que haremos bien en tomar con nosotros en nuestra consideración de las relaciones del Hijo con el Padre. También tenemos que recordar las propias palabras del Señor, que "nadie, sino el Padre, conoce al hijo."  No se propone  impedir nuestro sondear lo que las Escrituras nos presentan en cuanto a la persona del Señor, sino solo para darnos reverencia,  una reverencia que implica, ciertamente, atenta atención a lo que ha sido escrita en ésta.

 

Dos de los comentarios más  populares del día,  el de Adam Clarke y de Albert Barnes,  niegan la eterna filiación (que Cristo es el Hijo eterno de Dios) del Señor. Ya que desde allí esta doctrina se ha extendido entre otros,  y confusión está  en las mentes y pensamientos  de muchos en el tiempo presente,  realmente, se ha deslizado en los pensamientos de  aquellos una vez aparentemente claros en cuanto a esto. Tomemos, por tanto, esta verdad nuevamente, fundamental como es, para investigar lo que la palabra de Dios,  siempre y sola autorizada, declara. Y podemos, al mirar, que nos sea dado al menos  ver más claramente, la "gloria del Unigénito del Padre, lleno de gracia y verdad."  No es la deidad del Señor la que estaré ahora examinando. Aquellos a quienes estoy hablando aquí, gracias a Dios  están claros en cuanto a que Cristo, es en el sentido más pleno, Dios ,   y debe ser honrado de la misma manera que el Padre. Además, es a causa de esto mismo que ellos objetan que la expresión "Hijo Unigénito" sea Su titulo en Deidad.  No intento tomar sus vistas o argumentos, sin embargo,  sino simplemente ver  en las Escrituras,  la doctrina por si misma.

 

Es acerca de Su Filiación que el apóstol insiste como distinguiendo al Señor aun como hombre de los ángeles (Heb.1:5): "Porque, ¿a cuál de los ángeles dijo Él en algún tiempo, Tú eres Mi Hijo, Yo te he engendrado hoy?" Es claramente como hombre  nacido en el mundo que Él es dirigido, porque "este día" es tiempo, y no eternidad, y del mismo modo la citación del apóstol de esto en la sinagoga de Antioquia (Hech. 13:33) lo implica. Esto es aun más notable porque también los ángeles son llamados  "hijos de Dios," como en Job1:6; 38:7. Aquí, el ser hijos es común a todos los seres espirituales  creados por el "Padre de espíritus" (Heb.12:9) es distinguido de la verdadera relación de "Hijo Unigénito". Esto debe notarse cuidadosamente, e insistir en ello como lo es  en el anuncio del ángel a María.: "El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y la sombra del Altísimo te hará sombra; por tanto el santo ser que nacerá de ti será llamado Hijo de Dios."  Aquí está en  condición de  criatura Uno que es más que una criatura. Los hombres  pueden ser "linaje de Dios," y los ángeles "hijos,"  aún así  ninguno de ellos toca este lugar o hereda este nombre.

 

De esta manera, razona el apóstol, a ninguno de los ángeles se dice, "Yo le  seré  un Padre, y él me será un hijo."  Este es una vez  más mencionado como en humanidad. "Yo le seré por Padre" sería completamente imposible que le fuera dicho en algún otro carácter. Pero aquí también una real y plena relación es indicada más allá de una mera criatura.  "Engendrar" es la base distinta de estas relaciones, y declara la realidad de esto.  Tal fue el Señor, aun como  hombre.

 

Esta Filiación (ser Hijo) como hombre ha sido confundida  quizás por la mayoría de los  cristianos con Su deidad. Fundamentada sobre Su relaciones divinas esto lo es, y  aun cuidadosamente distinguido de ello, como hemos visto. Su titulo en este respecto, en las Escrituras, el "Primogénito," como en  relaciones  divinas Él es el "Hijo  Unigénito."  Un título que claramente mantiene lo que es exclusivamente Suyo como el otro afirma Su participar en gracia con otros. Las palabras usadas, también debemos notar, son diferentes. "Engendrado" habla del Padre, "nacido," de la madre. La primera, solo de divina paternidad; la segunda naturalmente nos recuerda otro elemento que  aquel que es divino.

 

En maravillosa gracia hay otros también, no entre los ángeles, sino entre los hombres, y hombres caídos, que han sido escogidos  para ser nacidos de  Dios. Quienes, como nacidos del Espíritu, son participantes  de lo que es  espíritu,  de una naturaleza  espiritual. Es con estos, el fruto de Su obra, que el Señor se asocia como Primogénito. "porque a los que  antes conoció, a estos también predestinó para ser hechos conforme a la imagen de Su Hijo, para que Él sea el Primogénito entre muchos hermanos" (Rom.8:29).  Y su relación con Él como "hermanos"  claramente  se declara que es  a causa  de su ser "uno" (origen) con el mismo Señor. "porque  Él que santifica y los santificados son todos de uno: por lo cual Él no se avergüenza de llamarlos hermanos, diciendo declararé Tu nombre a Mis hermanos; en medio de la congregación  te alabaré" (Heb.2:11,12)

 

Aquí debemos recordar que el título "Primogénito" único  engendrado, un compuesto de "engendrar;" "primero" "para concebir." No puede afirmarse que esta es la fuerza  exclusiva de estas palabras. El actual primer nacido podía perder su lugar, y otro obtenerlo, como lo vemos en Esaú y Jacob, Rubén y José; y así dice  Dios de  David, "lo haré Mi primogénito, más alto que los  reyes de la tierra" (Sal. 139:27). De la misma manera  es con  "la asamblea de los primogénitos inscritos en los cielos" (Heb.12:23), que es sin duda la asamblea cristiana, en clara distinción de los "espíritus de los justos hechos perfectos," que son los santos del A. Testamento. Aún así son estos  últimos quienes son los primogénitos en el tiempo, mientras los primeros han tenido la precedencia  en lugar y privilegio. Y es de este modo que comprendo el lenguaje en Col.1:12, donde hablando del Señor, el apóstol lo llama "la imagen del Dios invisible, el Primogénito de toda criatura". Aquí es en humanidad que Él declara al Padre; y aquel que de este modo ha venido a ser hombre, aun así es el Creador de todo, como lo dice también el apóstol, si él toma Su lugar, en maravillosa condescendencia y amor, en Su propia creación, debe necesariamente ser el Cabeza de ésta. Esta es Su preeminencia, no en prioridad de tiempo, como muchos han pensado, lo que  aquí se  afirma.  Que "Él es antes de todas las cosas," esto lo declara claramente el v.17.

 

El mismo pasaje en Colosenses distingue también dos cosas que están en peligro  ahora de ser confundidas por algunos. "Ý Él es la cabeza del cuerpo, la iglesia: que es el comienzo, el Primogénito de los muertos, para que en todas las cosas Él pueda tener  la preeminencia." Esto se declara como otra cosa de ser "primogénito de cada criatura," aunque para nosotros las dos cosas ahora prácticamente han venido a ser una. Pero Él era el "Segundo hombre" antes que fuese el Hombre resucitado, como también somos renacidos antes de que nuestros cuerpos sean vivificados. Entre nosotros y Él existe esta clara e inmensa diferencia, que nosotros, como primogénitos aun ahora, somos el fruto de Su obra; considerando que Su ser Primogénito está fundamentado sobre Su deidad. De este modo el apóstol dice. "Él es la imagen del Dios invisible, el Primogénito de cada criatura; porque  por él todas las cosas fueron creadas, las que están en el cielo y las que  están en la tierra, visibles e invisibles, sean tronos, dominios,...todas las cosas fueron creadas por Él y para Él; y Él es antes de todas las cosas, y por Él todas las cosas consisten."  Es a esto, entonces,  que Su título como Primogénito se debe; y señala  claramente a la encarnación, no a la resurrección. La Escritura es clara, por tanto, en cuanto a la aplicación a esto para nosotros de tan precioso titulo de nuestro Señor, mientras a través de todo brilla la gloria de una más sorprendente relación con el Padre, distinto y completamente divino, "la gloria," como dice el apóstol Juan "del Unigénito Hijo en el seno del Padre."  Este título es solo usado por el apóstol Juan, y cinco veces, mientras ese de "Primogénito", en su evangelio y epístolas, nunca es usado, este es un hecho de gran significado, porque el tema peculiar de Juan es la deidad del Señor.

 

Pero no somos dejados a esto, porque los mismos pasajes excluyen toda posibilidad de  duda. Una verdad de esta forma no podría admitirse  quedar en la más mínima oscuridad; y para aquellos contentos con tomar la Escritura como ésta está, sin racionalizar, no hay posibilidad de error.

 

El primer pasaje es decisivo: "y el Verbo se hizo carne, y tabernaculizó entre nosotros, (y vimos Su gloria,  gloria como el Unigénito con el Padre) lleno de gracia y verdad." Presento lo que es más literal que nuestra versión común, y preserva la importante conexión con el tabernáculo de  antiguo. En ese, la gloria de Dios ha morado; en la oscuridad, no en la luz; encerrado, inaccesible al hombre. Aquí estaba ahora el tabernáculo,  la carne de Cristo,  en el cual moraba  la plenitud de la gloria de la Deidad, y muy accesible,  gloria  divina  a la cual ahora se podía acercar y contemplar, porque estaba revelada en gracia y verdad. ¿Y qué era esta gloria revelada de esta manera? Esta era la gloria como del  Unigénito Hijo con el Padre: ese era su carácter; la gloria del Unigénito es la misma gloria de  Dios. Nada puede ser más claro que esta declaración. Esta es reiterada en la enfática manera del apóstol en los vv. 17,18: porque la ley fue dada por Moisés, y la gracia y la verdad vinieron por Jesucristo. Nadie jamás ha visto a Dios; el Hijo Unigénito, que está en el seno del Padre, Él le ha declarado." Aquí tenemos el mismo contraste con la ley, cuando Dios moraba invisible en la oscuridad; la misma gracia y verdad como el carácter  en el cual Cristo ha venido ahora. ¿Y quién es el que declara, al Padre solamente ahora? El Unigénito Hijo del Padre, que está en Su seno. No Uno que  "está"  ahora; esa no es la fuerza de la  expresión, sino "Uno estando",  o que siempre está,  allí. Negar que Él sea el Hijo siempre sería tanto como negar que el Padre haya sido siempre el Padre. Esto sería  la negación de las relaciones divinas,   hacer al "Padre" no un nombre real o esencial de Dios,  sino solo un carácter  asumido por Él en el tiempo. Esto rebajaría insondablemente todo el  carácter de la revelación. Pero es el Hijo Unigénito que de este modo está en el seno del Padre; es Él, y no otro; no siempre encarnado, pero siempre el Unigénito,  el Hijo  divino y eterno.

 

Una vez  más, en el cap.3 tenemos la verdad de estas relaciones divinas doblemente presionadas, de acuerdo a la manera del apóstol. Las familiares  palabras del v.17 están llenas de esto en el mismo corazón del evangelio: "porque de tal manera  amó Dios al mundo que dio a Su Hijo Unigénito, para que todo aquel que en Él cree no perezca sino que tenga vida eterna." Esta es la clara prueba  de este amor de  Dios que fue Su Hijo Unigénito al cual dio; y entonces todas las  bendiciones  dependen de la recepción de  este don. "Porque no envió a Dios a Su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo pueda ser salvo a través de Él." Aquí, ¡cuán claro es que  Él era el Unigénito Hijo antes de que viniese al mundo; y el amor  divino  fue manifestado al enviar Dios de este modo al  objeto de  Su amor!

 

 

Casi solamente he citado textos de las  Escrituras, que son  suficientemente claros como para necesitar algún extenso comentario, que solo los oscurecería. Nuestra fe en este se mostrará solo en el justo gozo de nuestra adoración aquí en presencia de la cámara de Dios a quien hemos  sido llevados.