Pin It

Las Diez Vírgenes

                                                            

Preguntas y respuestas de la escritura: Las Diez Vírgenes

Mateo 25:1-11. E. J. H. Pregunta, si las diez vírgenes, en Mateo 25 fueron a encontrarse con el novio en su camino a la casa de la novia, o si ellas se reúnen con él en su regreso a casa con la novia Él se inclina a la última vista, especialmente como la Siriaca, Arábica, y Vulgata agrega “y la novia” en el cierre del verso 1, que al menos indica la costumbre que prevaleció cuando estas versiones fueron hechas, incluso si la adición no era garantizada. ¿Son las diez vírgenes de la parábola idénticas con los 144.000 de Apoc? 14, “porque son vírgenes”, y con aquellos mencionados en Apoc 19:9, como “benditos son los que son llamados a la cena de las bodas del Cordero? Si el aceite simboliza la unción del Santo Espíritu, ¿pueden las vírgenes insensatas no haber tenido algo en sus lámparas, como algunos suponen? ¿Puede el verso 7 implica algo más que el hecho de que ellos también encendieron o volvieron a encender sus lámparas o volvieron a encender sus lámparas, que mostraron luz por un cierto tiempo, porque la mecha se quemaría, pero al ser desabastecida con el aceite estas pronto se apagaron?

 

Aunque la Arábica sea erróneamente incluida, la evidencia externa es mucho más fuerte que lo que E. J. H. supone. El famoso Codex Bezce Cantab. (D) con ocho manuscritos cursivos, la Peschito y Philoxeniana Siriaca, la Itala, la Vulgata, la Persia, la Armenia, la Franca y las versiones Sajonas, con tres o cuatro padres, añaden y “la novia”. A pesar de todo, la gran masa de los mejores MSS son adversos, (incluyendo los unciales, técnicamente conocidos como B, C, E, F, G, H, K, L, M, S, U, V. X, Δ) por no hablar de las versiones Copta y Selavónica, etc. La evidencia interna es así decididamente opuesta por las palabras no dejando duda que el usual texto es correcto, y la adición una mera sino innatural glosa.

Esto, entendido por algunos, fue expresado por otros, y así esto probablemente se deslizo en algunos manuscritos y muchas versiones. En cuanto al sentido, me parece claro que el Esposo es representado como viniendo al hogar de la novia. No es, sin embargo, ella, sino el retorno del esposo el objeto del Espíritu aquí. “Entonces en reino de los cielos es semejante a diez vírgenes”. Este es un cuadro general de la finalmente contrastada porción de las “prudentes” e “insensatas”, quienes llevaron el nombre de Cristo durante Su ausencia, abarcando el estado de cosas desde la primera expectación del Novio, hasta su retorno. “Entonces” parece se referido a Mateo 24:50,51, y mostrar que, cuando el Señor venga en juicio, la porción de muchos será decidida, aunque al principio podían verse muy bien saliendo con los verdaderos santos para encontrarse con el Esposo, y quienes después (cuando el sueño se extendió, incluso a las sabias), podría no verse peor. Pero cuando el “día” y la “hora” llego, ¡cuán vano fue haber tomado las lámparas de la profesión sin aceite, el Santo Espíritu, quien solo puede sostener el testimonio y esperar por Cristo! Así las insensatas “No tomaron aceite con ellas” es distintivo y concluyente en cuanto a la última pregunta. 

 

Puede ser destacado que la parábola toma parte del carácter histórico unido a la semejanza del reino de los cielos, difiriendo en cuanto a esto de las parábolas de los siervos de la casa y la de los talentos, que le precede y le sigue. Estas son individuales en su alcance; mientras que en las vírgenes tenemos una representación del gobierno de los cielos como un todo, con una vista especial del cierre de la escena, por lo cual la palabra de apertura “entonces” puede llamar la atención.

No debemos identificar las vírgenes aquí con aquellas de Apoc. 14 en el último remanente así descrito es debido a su pureza (verso 4) en contraste con la masa quienes, fueron contaminados con Babilonia, aquella gran ciudad, que hizo que todas las naciones bebieran el vino de la ira de su fornicación. (Verso 8). Aquí la figura de las vírgenes, igualmente aplicada a las insensatas y sabias, es simplemente tomado de circunstancias familiares de un cortejo nupcial en el Este. Aquí puede a primera vista haber una mayor afinidad con los invitados a la cena de las bodas del Cordero en Apoc. 19:9. Pero este es esencialmente diferente, ya que en Mateo la escena es una terrenal, (la novia no siendo nombrada, como estando fuera de la mente del Señor aquí), mientras en Apoc. Esta es una escena celestial, y la novia es la figura prominente después del Cordero, aunque encontramos aquí que estos son otros bendecidos al mismo tiempo, quienes son distintos de ella. En Mateo 25, si recibimos o rechazamos “y la novia”, seria claro que los Cristianos están en vista, no por la novia, “sino las vírgenes, quienes dejan todo y van a reunirse con el Novio, Cristo rechazado, pero retornando de los cielos. Este llamamiento fue largamente olvidado durante Su demora. Aquellos que han salido, de acuerdo a su posición, pero quienes actualmente habían vuelto a la tranquilidad en el mundo, son nuevamente despertados por el clamor de Su inminente advenimiento, que fue oído en “la media noche”. La separación practica tendrá su lugar en su debido tiempo, de acuerdo a la real posesión o ausencia del Espíritu. Porque el Señor se demora lo suficiente, después del clamor que las despertó a todas, para ponerlas a prueba.