EL CRISTIANO Y EL SOCIALISMO

 

No debemos confundir Democracia y Socialismo con Comunismo, porque ambos luchan contra el Comunismo. En este panfleto nos referiremos a la Teocracia, de modo que lo mejor será desde el principio definir nuestros términos.

(1)       TEOCRACIA. Es el gobierno del pueblo por Dios para Su propia gloria y la bendición de la humanidad.

(2)       DEMOCRACIA. Significa el gobierno del pueblo por el pueblo para el pueblo. Esta es la famosa definición de Abraham Lincoln

(3)       SOCIALISMO. Significa en la vida social, y en comercio para el Comunismo, pero no como una forma presente en su extremo; en la vida pública parecido al Republicanismo; en la esfera de la religión favorece el ateísmo.

(4)       COMUNISMO. Es el resultado de llevar el Socialismo a su extremo y las conclusiones lógicas. La jactancia del Comunismo es que el Socialismo es un conveniente camino para alcanzar sus vistas y anhelos. Viendo que las cosas en el mundo de habla inglesa no han llegado a este extremo, limitaremos nuestros comentarios en este panfleto al Socialismo.

La Democracia es radical y vitalmente una falsa concepción. Este comete dos colosales errores. Primero, éste prácticamente deja fuera a Dios, así lo hace el Socialismo. ¿Podría ser algo más suicida? Si los planetas pudiesen alejarse del ordenamiento de Dios, y establecer un plan para sí mismos. Sabemos lo que esto significaría. ¡Caos y destrucción! El Segundo terrible error es actuar, como si el hombre pecador pudiese gobernarse a sí mismo.

 

Así hace el Socialismo. Y el Milenio probará que éste es un Pandemónium. Lea la historia del mundo, y juzgue, si un hombre puede gobernarse a sí mismo. Habiendo dicho mucho acerca de Democracia, ahora consideraremos el Socialismo, la profesada cura a los males de este mundo. Socialismo, como veremos, es la negación de la regla de Dios sobre la tierra, y eventualmente debe perecer por el fuego que él mismo ha encendido. Este se destruirá a sí mismo.

 

Karl Marx: “Haremos la guerra contra todas las ideas de religión que prevalecen, del estado, país, y patriotismo. La idea de Dios es la clave de una civilización pervertida. Esto debe ser destruido. La verdadera raíz de libertad, igualdad, cultura es el Ateísmo.” Secretas Sociedades en Suiza.

 

Robert Blatchford: “Yo tomé mi curso años atrás… previendo que un conflicto entre Socialismo y religión (así llamada) era inevitable, yo ataqué la religión cristiana.” “Esto ha sido hecho, y tendrá que ser terminado. Medidas a media no serán de utilidad.” The Clarion, octubre 4, 1907

 

H. Quelch escribe: “Estamos preparados para usar cualquier medio, cualquier arma desde las urnas hasta las bombas; de un voto organizado hasta una rebelión organizada; desde las contiendas parlamentarias a los asesinatos políticos, lo que ofrezca la oportunidad, ayudará al fin que tenemos en vista. Debe comprenderse, que no tenemos absolutamente ningún escrúpulo en cuanto a los medios que deban emplearse.”

Justice, octubre, 21,1893

Estas palabras son bastante claras. ¿Puede algún cristiano verdadero subscribirse a ellas? El último anhelo del Socialismo solo puede guiar a un intento de poner a un lado las leyes básicas establecidas por Dios en Gén.3: Estas son:

(a)       Que la mujer, a causa de la caída, debe estar sujeta al hombre como su cabeza, y que fidelidad a su marido, y dar a luz hijos, en resumen, vida familiar en el temor de Dios debiese ser la clave de la estabilidad de la raza humana.

(b)       Que el hombre solo puede subsistir por medio de una dura labor, ya que la tierra ha sido maldecida a causa de su parte en la caída. “con el sudor de tu frente comerás tu pan” (Gén.3:19)

Veremos como el Socialismo anhela trastornar estas leyes básicas, y una vez que esto sea así las cosas no podrán durar mucho más tiempo. Veremos cómo finalmente después de un largo tiempo de paciencia Dios intervendrá e introducirá la Teocracia, como al comienzo. La Teocracia probará ser la única cura para los males y miserias del mundo.

 

Citamos de William Godwin de “Justicia Política.” Cuando fue primeramente impreso en 1793 produjo una tremenda sensación. Esto estaba tan avanzado para el tiempo que se permitió al libro salir fuera de impresión, pero eventos recientes han introducido condiciones dentro de una distancia medible de su enseñanza, y una segunda edición fue producida en 1918.

 

Godwin dice: “Media hora al día seriamente empleada en labor manual por cada miembro de la comunidad sería suficiente para suministrar todo lo suficiente” pág. 74.

¡Qué cebo ante el perezoso! Las horas de labor se reducen considerablemente y los salarios son aumentados. Y la demanda aún es por menos horas y salarios más elevados. Se ha declarado que, si el hombre no tuviese nada que hacer, en tres generaciones sus vicios engendrados por la ociosidad extirparían la raza. Una vez que el agitador persuade al trabajador que una o dos obras de labor al día proveerán todo lo que él necesita, él ciegamente irá a huelga por ello. Ellos poco sueñan en obtener huevos de oro cuando han matado la gallina que los pone.

 

Que esta no es una loca conjetura el siguiente extracto lo probará. Escribiendo de la huelga sindicalista general, un simpatizante dice: “dentro de una semana la útil, clase productiva, una vez meros asalariados, serán dueños de la situación. No habrá temor a una hambruna, porque ellos podrán tomar posesión de suministros de alimento, y de la tierra como la fuente para nuevas provisiones.” The Crusade, pág., 143.

 

 Y cuando “la útil clase productiva” hayan saqueado las tiendas, robado suministros de alimento, y la tierra, ¿qué incentivo tiene alguno para producir alimento? El hambriento y poco previsores tomarían violenta posesión de cualquier producida. El trabajador trabajaría para los perezosos; el previsor proveería para el no previsor. ¿El previsor sería previsor bajo tales condiciones? El resultado sería absoluta desorganización de cada forma; los hombres serían reducidos a una mera barbarie, o vendrían a ser semejante a bestias salvajes, que toman su comida cómo y donde puedan.

Que el trabajador está dirigiéndose donde él no sabe se ve por el siguiente extracto de la pluma de uno de los más activos sindicalistas de Francia: “directamente pensamos que este claro anhelo levantará disputas. Algunos dirán que sus deseos serán realizados en una sociedad sin gobierno. Otros dirán que estos serán realizados en una sociedad elaboradamente gobernada y dirigida. ¿Qué es justo? Espero decidir dónde estoy yendo hasta que haya retornado de la jornada, que en sí misma revelará hasta donde estoy yendo.” The Crusade, pág. 143.

 

¡Pobre hombre! ¿Dónde están los sesos para escribir tal locura como esta? Él habla del retorno de la jornada, cuya dirección él no conocerá hasta que la llegada a su destino le habrá informado.

 

Un hombre arroja sus remos y permite que su frágil bote quede a la deriva y al curso de la corriente. Él no sabe dónde está yendo, pero a pesar de eso dice que él decidirá donde ir cuando regrese. Él olvida que va río abajo y que la corriente es fuerte. ¿Puede él volver atrás? Su bote va más y más rápido, las aguas vienen a ser espumosas y el ruido de la catarata llega a sus oídos. Con un alarido el condenado hombre y el bote se sumergen en el precipicio, y es hecho pedazos abajo. ¡Y aun así él habla de retornar y entonces decidir!

 

¿Las personas que escriben estas tonterías están capacitadas para gobernar? ¿Qué puede decirse de la moralidad del siguiente extracto? Emile Pouget (Reviere París, pag.34), escribiendo sobre sabotaje en una forma extrema, dice:

 

“Si usted es un mecánico es muy fácil para usted, con un polvo, o arena, rayar cilindros para causar pérdida de tiempo o aun costosas reparaciones. Si usted es un carpintero, es fácil dañar un mueble, de manera que el dueño no lo note. Un sastre puede fácilmente arruinar una vestidura, etc. Los métodos de sabotaje pueden ser de esta manera variados e indefinidos.

 

Y cuando el empleado ha logrado librarse de los empleados de su patrón su empleador tendrá que librarse de él, no habrá nada que hacer para él, ¿y dónde estará entonces el empleado?

 

He visto el cuadro de un hombre sentado al fin de una rama, y cortando alegremente a través de la rama entre un lugar entre sí mismo y el tronco, pero nunca he visto tal necio en la vida actual. Pero temo que el socialista es ese necio de este día.

El Socialismo en su salvaje aspecto con todo Su Sindicalismo y Bolchevismo, o lo que usted quiera, está completamente vacío de moralidad y sentido común. Como el diablo debe reírse de los hombres tan palpablemente inclinados sobre su propia destrucción y miseria.

En mayo 27, 1918, el “Daily Mail” inserto un párrafo. “Tom Mann, en una manifestación de la federación socialista en la plaza Trafalgar, dijo: “Debemos tomar nuestros asuntos en nuestras propias manos. Debemos considerar el Parlamento y el Gobierno con menosprecio. El Parlamento es el ejecutivo de la clase superior.

“Debemos tomar nuestros asuntos en nuestras propias manos. Abogo la revolución abiertamente. Estoy confiado en que la revolución viene. Consideramos el Parlamento y el Gobierno con desprecio. El Parlamento es el ejecutivo de la clase dominante.”

“Debemos estar preparados, digo, para la acción común y salvarnos a nosotros mismos. Comités de trabajadores están siendo formados en cada taller y fábrica. Hay que estar preparados para la acción cuando la señal sea dada. Espero que no haya fuerza física. Espero que no haya más de lo que sea necesario. Pero el trabajo debe ser hecho.”

La república Soviética Rusa bien ilustra la ruta que la revolución desea tomar. “Los soviéticos… han rechazado todos los prestamos hechos al régimen zarista por gobiernos capitalistas extranjeros. Esa parte de la deuda nacional representa prestamos realizados por los inversores que también han sido repudiados, pero los pequeños deben ser compensados. The Populaire, 1918. “Toda la tierra y sus riquezas minerales, vías fluviales, bisques, fuerzas naturales han venido a ser propiedad de la Republica Federal Soviética y son puestas a la disposición de la clase trabajadora sin ninguna compensación.” En noviembre, 1918, “Por ley la tierra está garantizada para aquellos que no tienen suficiente.”

 

El notorio Trotsky escribe: “El victorioso curso de una revolución inevitablemente pondría el poder del estado en manos del proletariado apoyado por las grandes masas de los más pobres del campo.”

 

Note como los revolucionarios inflaman las pasiones de las clases más bajas por apelar a su codicia, complacencia y pereza. Por otra parte, nadie puede decir que el orden de cosas existente haya siempre sido justo. ¿Han ellos sido justos desde la caída, y serán justos hasta que Cristo reine?

La clase capitalista y empleadora deben ciertamente ser censurables por mucha de la tribulación que ha venido sobre ellos. He escuchado a un caballero hablar a su jardinero como si él fuese un perro. He visto las cosas en las cuales los trabajadores y sus familias han sido juntados. He observado como su constitución física se ha degenerado y venido a ser prematuramente ancianos a causa del duro trabajo que han cumplido. Una señorita cristiana me dijo que ella tenía la costumbre de ser llevada sobre las espaldas de su padre a moler cuando era una niña pequeña a las 5 de la mañana hasta que oscureciese, trabajando duramente todo el día por una miseria, hasta quedar casi muerta de cansancio en la noche.

Todo esto admitido, aun así, el Socialismo está fundamentalmente errado y solo puede terminar en caos y ruina. En la ruta puede tomar muchos pasos, algunos de ellos por momentos benéficos, pero su último destino es la misma anti-tesis de lo benéfico.

Un ladrón puede limpiar sus herramientas, Es una cosa propia y justa tener todas las herramientas limpias, pero si usadas para robar la limpieza es exteriormente benéfica, en realidad diabólica. Juntamente con todo este alarde de honestidad y moralidad está el debilitamiento del vínculo matrimonial. La interminable sucesión de casos de bigamia y divorcios son reportados recientemente en sus diarios, la alarma de los jueces, cuentan su propio relato.

Wm. Godwin escribe: “La institución del matrimonio es un sistema de fraude.” Justicia Política, pag.102. “La abolición del matrimonio no estará acompañada de mal.” Esto no puede ser definitivamente afirmado si se conociera en un estado de sociedad quien es padre de cada niño individualmente. Pero puede afirmarse que tal conocimiento no es de importancia.” “Excepto la mujer rechace su feminidad, su deber hacia su marido, sus hijos, sociedad, y la ley, y a cada uno salvo a sí misma, ella no puede emanciparse a sí misma. Por tanto, la mujer tiene que repudiar completamente el deber.” Nernard Shaw, Quintessence of Ibsenism.

¡Cuál puede ser la moralidad del escritor, de los publicadores de tan diabólicas enseñanzas!

 

Aun escritores socialistas a veces ponen el dedo sobre el punto débil. “Si la humanidad continúa mejorando,” fue la condición establecida por John Stuart Mill.

 

J. Ramsay Macdonald comentando sobre esto, dijo: “ese es el desconocido factor. Hay señales de degeneración por todas partes alrededor…la unidad familiar es debilitada; el ama de casa maternal pertenece a las bendiciones que un día fueron; el cabeza del hogar está viniendo a ser una sobrevivencia de palabras que una vez tuvieron significado pero que ahora son solo un recuerdo. El poder masculino del puritanismo se ha ido con su repulsiva austeridad; la educación plantada en las mentes de una tierra empobrecida está produciendo flores débiles y enfermizas de simple credulidad y falsa imaginación. ¿Si la humanidad sigue mejorando? No podemos volver atrás, debemos seguir adelante o nos hundiremos en el pantano.” Movimiento Socialista, pag.244.

Aquí tenemos el punto débil señalado. El hombre está caído, es pecaminoso, egoísta, y hasta que haya un cambio de corazón nada puede ser verdaderamente justo.

Cuál será el estado del mundo cuando la institución del matrimonio sea completamente debilitaba y rebajada, y justamente con los deberes paternales evitados, cuando la afección natural sea objeto de burla, y las codicias sean entronizadas, esto es también terrible de contemplar.

 

Juntamente con todo esto está el rechazo de la teocracia en cada forma, es decir, el rechazo de las demandas de Dios, la negación del estado pecaminoso del hombre, entonces no necesidad para la obra expiatoria de Cristo, ni necesidad para la Biblia.

Godwin escribe: “La religión es en realidad en todas sus partes una acomodación a los prejuicios y debilidad de la humanidad.” Justicia Política, pág. 46.

Marx dice, “El partido laborista apunta a liberar la mente de todos los duendes de la religión”

¡Lamentablemente! es necesario poner esto para registrar la locura y blasfemia del hombre al rechazar a Dios.

El finado G. Bernard Shaw, un líder entre los intelectuales socialistas, dio un discurso a los estudiantes de pregrado, catedráticos universitarios y Girton y Newnham estudiantes en Cambridge. Hablando sobre "El futuro de la religión", dijo: - "La mención de Dios ha pasado de moda, nunca se oye hablar de Dios en el parlamento, y sólo de vez en cuando en el palacio de justicia. El pueblo se rige por un sistema de idolatría... los clérigos, los jueces y los reyes son los ídolos, que generalmente tienen que recibir dinero suficiente para vestirse mejor y vivir mejor que los demás. Cuando Charles Darwin llegó a su teoría de la selección natural, la gente saltaba de gozo, y echó a patadas a Dios por la ventana”.

El siguiente extracto fue tomado de un bien conocido periódico de Londres: “el hombre que dice que Cristo fue el ser más elevado posible, no es digno de trabajar con él, Cristo fue un fracaso.”

De este modo hemos completado breve e imperfectamente, pero suficientemente para nuestro propósito, un bosquejo de la tendencia del Socialismo.

Hemos visto que este descansa completamente sobre dos fundamentos absolutamente inseguros; que el pobre, caído, pecaminoso, moribundo hombre puede ser su propio juez y gobernador, y segundo, que el hombre puede hacer sin su Hacedor y Creador.

Aun el extremista Godwin, que escribió un siglo antes de su tiempo, y cuyos escritos han sido recientemente vueltos a publicar, es obligado a reconocer que sus doctrinas son solo ociosos sueños. Escribiendo de la objeción que ideas doctrinarias y actos de parlamento no pueden cambiar la naturaleza del hombre, él dice tristemente: _ “pero lo peor de todo es que, si la objeción es verdadera, debe temerse, no hay remedio.” (Justicia Política, pág. 81.) “La objeción representa al hombre como un aborto justo comprendiendo lo suficiente para ver lo que es bueno, pero con poco para retener en la práctica de esto” (Justicia Política, pág.82)

Si, ese es justamente el punto. El hombre está caído y es juguete del diablo. Dios es el único remedio para la humanidad.

Tracemos ahora de las Escrituras cuál será el curso del Socialismo.

El profeta Daniel profetizó concerniente a cuatro imperios del mundo alrededor de 2.500 años atrás, el cuarto imperio sería el famoso Imperio Romano. Él lo describe como simbolizado por piernas de hierro en la imagen que Nabucodonosor vio en el sueño que Dios le dio. Pero él también nos dice, que como la imagen descendía a sus extremidades, los pies y los dedos estaban compuestos en parte de barro y en parte de hierro, dos cosas que nunca podrían mezclarse, una parte fuerte, la otra débil y frágil.

 

Aquí tenemos un pronóstico de los últimos días, el hierro prefigura la fortaleza del poder militar; el barro al Socialismo en su inherente debilidad. La necesidad, la necesidad extrema, hará inevitable el poder militar, pero todo el tiempo estará allí el levantamiento del Socialismo, que nunca ha tenido éxito, porque no tiene elementos de verdadero éxito en él. Pero su misma naturaleza está preparada para dividirse en parte, guiado por los visionarios con diferentes objetivos. La labor del líder aplaudido hoy puede ser pifiada mañana.

Las cosas se están formando hacia el cumplimiento de la profecía. La primera y segunda guerra mundial han ayudado en esta dirección. El gran clamor hoy es por un Nuevo orden Mundial. Para este fin se harán arreglos con el propósito de impedir la guerra, para ver que pequeñas naciones tengan sus derechos, para librarse de la necesidad de ejércitos, para librar a las naciones de la pesadilla de la imposición del estado actual de cosas que la hace necesaria, para establecer una fuerza internacional, bastante poderosa para mantener a todo el mundo en orden e introducir un milenio de paz. Esto suena muy bien.

Pero fácilmente puede verse como tal Liga puede venir a ser despótica, y finalmente introducir una peor tiranía que aquella que aquella destinada a terminar. Y creemos que es esto lo que la escritura enseña que tendrá lugar.

Una vez que la iglesia de Dios sea tomada arriba y el poder restrictivo del Espíritu santo sea removido, y a Satanás se le permita más y más tener las manos libres para así dar cumplimiento a los sabios consejos de Dios, el mundo verá grandes cambios.

Ilustraciones de lo que se verá en una más grande escala abundan. La primera guerra mundial trajo la destrucción de un gran despotismo, y cambio por este el más salvaje comunismo jamás conocido. Nos referimos a Rusia.

La gente se estremece ante la palabra Bolchevismo, y todo lo que esta significa, y bien pueden hacerlo. En el tiempo de la revolución rusa escuchamos de 800.000 desgraciados hombres y mujeres subsistiendo de pasto, y esto en Petrogrado, la una vez orgullosa capital de los Zares.

Creemos que el Bolchevismo finalmente se extenderá sobre las partes civilizadas del mundo, y por un momento el Socialismo estará en la silla de montar.

Pero grande será la destrucción del gobierno socialista, y con su destrucción los horrores de la anarquía, hambre y pestilencia vendrá con un suspiro de alivio el mundo oscilará de un extremo a otro.

 

Tenemos un ejemplo de esto en la Revolución Francesa. En una pequeña escala en el reino de terror de Francia, cuando el ateísmo fue aclamado como marcando el comienzo del día de libertad, cuando París estaba inundada con sangre inocente, y hombres, y hombres de los más viles se sentaban en el asiento del gobierno así llamado, nos presenta un cuadro de lo que tendrá lugar en Europa y aun en una mayor escala en un día futuro en el mundo.

De la pesadilla de Francia, cuando religión y decencia fueron puestas a un lado con menosprecio, un despotismo se levantó en la persona de Napoleón Bonaparte. Todos hemos leído de cómo él destronó reyes e hizo reyes, y por un momento lo que parecía un avivamiento del Imperio Romano tuvo lugar.

Creemos que del caos y anarquía de un día futuro uno más grande que Napoleón se levantará, y enfatizará el elemento de hierro juntamente con el del barro. Él no será menos que “la Bestia”, cabeza del Imperio Romano reavivado, como está profetizado en las Escrituras (Apoc.13)

Después que la iglesia sea tomada a la segunda venida de Cristo, sabemos por la palabra de Dios que juicios, directamente de Dios, barrerán el mundo.

El resultado será, en una más grande escala, similar a lo que ocurrió cuando alrededor de 22 gobernadores, emperadores, reyes y príncipes, abdicaron y Europa vino a ser en una semana republicana y toda la miseria de un cambio comenzó, con tristes resultados, que estamos sintiendo hoy.

Lo que sucederá en el futuro se describe en Apoc. 6:12-17, cuando, como resultado de la apertura de los sellos guerras sanguinarias y agotadoras, pestilencias y hambres contribuirán a aumentar la miseria y horror. Leemos del sol (suprema autoridad terrenal) viniendo a ser sangre; las estrellas del cielo (autoridades delegadas inferiores) cayendo a tierra, como la higuera deja caer sus higos debido al poderoso viento; cada monte e isla (instituciones permanentes) movidas de sus lugares; reyes, hombres grandes ricos, capitanes, poderosos, esclavos y libres se ocultaran donde puedan, y clamaran con temor a los montes y rocas para que caigan sobre ellos, porque el gran día de la ira del Cordero ha llegado. ¡Qué cuadro de lo que ha de venir sobre este mundo en justo gobierno, esta será la siega del terrible mal que se está sembrando!

 

Tampoco esto terminará todo. Las siete trompetas seguirán a los siete sellos, y las siete copas seguirán hasta que el fin llegue.

 

En Apoc.13 vemos lo que tendrá lugar en medio de toda esta tribulación. Una bestia se levantará del mar_ un cuadro del reavivado Imperio Romano tomando forma como impulsada para hacer así por las mismas necesidades de la destrucción del Socialismo que se ha vuelto loco (Bolchevismo). El mar en la Escritura profética es una figura de las incontroladas masas de la humanidad (Apoc. 17:15)

De esto emergerá, lo vemos de las Escrituras, un súper-hombre que será señor sobre el reavivado Imperio Romano, que tomará la forma de diez reyes, con la Bestia a su cabeza. Él será un hombre de imponente habilidad bajo el dominante poder de Satanás y usando todas las fuerzas del inframundo del Espiritismo con sutilidad.

No entramos aquí en los detalles, sino que solamente declaramos aquí los grandes hechos. No tomamos la cuestión de la herida de muerte siendo sanada, ese es el avivamiento del Imperio Romano después de siglos de desaparición, lo que tendrá lugar.

Apocalipsis nos muestra que los diez dedos de la imagen, respondiendo a los diez reinos del reavivado Imperio Romano, nunca será todo de barro, o de otra manera todo el coloso caería a tierra. Juntamente con el barro del Socialismo, estará el hierro del absolutismo, la autocracia del más elevado orden.

Como las dos amargamente opuestas sectas judías_ Fariseos y Saduceos_ mezclados en una acción común por su profundo odio del Hijo de Dios, del mismo modo dos fuerzas opuestas amargamente, Militarismo y Socialismo, tras una larga disputa se unirán, como energizados por Satanás en una última rebelión concertada contra Dios.

Apoc. 16:12-16 nos habla de la terrible trinidad de mal, el Dragón (Satanás), la Bestia (el cabeza del reavivado Imperio Romano), el falso Profeta (el anticristo judío), unidos para reunir a todo el mundo para la batalla.

Tres espíritus inmundos, como ranas, saldrán de sus bocas. Se nos dice que estos son espíritus de demonios que realizarán milagros, y por medio de su poder demoniaco influenciarán a todo el mundo, produciendo una santa guerra Satánica en una escala nunca antes conocida en la historia del mundo. Aquí está la apoteosis del Espiritismo, Militarismo y Socialismo, extraños compañeros de cama realmente. En esto encontramos los planes establecidos para la batalla de Armagedón.

 

Una palabra basta para decirnos cuál será el resultado de la batalla. Daniel interpretando el sueño de Nabucodonosor acerca de la gran imagen, describe una piedra, cortada sin manos, hiriendo a la imagen con irresistible fuerza sobre sus pies, destruyendo, el hierro y el barro. El coloso de este modo destruido en sus pies fue destruido en todas sus partes, hierro, barro, plata y oro, y viniendo a ser como paja de verano. La piedra que hirió la imagen creció hasta venir a ser una gran montaña que llenó toda la tierra, esta es una sorprendente descripción grafica del Señor Jesús, destruyendo el poder del hombre y poniendo fin al día del hombre y estableciendo Su Reino Milenial.

Juan en el Apocalipsis presenta el mismo momento con un lenguaje diferente. Él ve el cielo abierto, y la aparición de un caballo blanco. Su Jinete es el Hijo de Dios, el Señor Jesucristo, simbólicamente presentado.

Él es llamado Fiel y Verdadero, el Verbo de Dios, Rey de reyes, y Señor de señores, sobre Su cabeza había muchas diademas, y los ejércitos del cielo le seguían.

De Su boca salía una espada. Una breve obra es hecha con Sus enemigos. La Bestia y el Falso profeta son tomados y arrojados al lago de fuego, mientras el diablo es atado en el pozo del abismo. Entonces será establecido el Reino de Cristo, que nunca tendrá fin.

He aquí en este conflicto el fin de la Democracia, del socialismo, Bolchevismo. He aquí Absolutismo tal como este mundo nunca ha sido entronizado, pero un Absolutismo que entroniza a Dios, pone fin a la opresión y a la desigualdad de cada forma, y que marca el comienzo del reino de paz y justicia. Socialismo, Comunismo, o como usted desee llamar a esto, es absoluta y fundamentalmente errado. Este dejaría fuera a Dios de Su propio universo, si pudiese. Este ignora además la solemne presencia de la muerte en este mundo y todo lo que esta significa. Se pueden organizar ciudades jardines, pero no se pueden abolir cementerios. Puede dar pensiones a los ancianos, pero no puede quitar la muerte. Puede por un momento ignorar a Dios, pero Dios es, será, y finalmente demandará cuenta a todos los hombres.

Debe decirse que Cristo nunca fue en el más remoto sentido de la palabra un Socialista. Él mantuvo arriba la Teocracia como ningún hombre jamás lo hizo.

Tome la idea de que Cristo fue un Socialista bajo dos encabezados.

 

Primero, Su conducta en este mundo. ¿Exhortó Él a la nación judía a sacudirse del yugo Romano, para dar expresión a una determinación local? No. Él dijo, “dad a Cesar las cosas que son de cesar, y a Dios las cosas que son de Dios” (Mt. 22:21). Él no alteraría el existente estado de cosas.

Cuando un hombre le pidió que usase Su influencia para corregir un patente error, y lograr que su hermano repartiese la herencia con él, ¿aceptó él la posición de uno que luchaba por la igualdad de los derechos? No; Él respondió, “¿quién me hizo un juez sobre vosotros?” (Lc.12:14).

Realmente, Él tomó la posición de solamente decir lo que Su Padre le dijo, y solo hacía lo que Su Padre lo autorizaba que hiciese, tomando voluntariamente el lugar de sujeción. ¿Es este Socialismo o teocracia? Esto ciertamente no es Socialismo.

Y cuando Él tome, como dado de Su Padre, Su justo lugar como Gobernador en este mundo nadie será autocrático como Él. Él gobernará a las naciones con vara de hierro. ¿Es este Socialismo o Autocracia? Él será justamente autocrático, porque es Creador y Redentor. Su voluntad será una verdaderamente benéfica autocracia.

¿Cómo es entonces que los Socialistas erradamente demandan que Él es el gran Socialista? Es porque Él estuvo contra los opresores, y contra la pompa y gloria mundana, porque Él se movía entre los humildes y pecadores y andaba haciendo bienes. Y todo esto y más es benditamente verdadero, pero ninguna acción Suya brotó del Socialismo en alguna forma.

 Cuando la Teocracia sea entronizada, como lo será cuando Cristo gobierne sobre Israel como el Gran Rey y sobre las naciones como Rey de reyes y Señor de señores, ¿qué ocurrirá? No habrá trabajo sudado, ni leyes desiguales, ni legislación a favor de las clases altas en detrimento de las clases bajas, tampoco en favor de las clases bajas en detrimento de las altas clases. La legislación como un todo ha cometido estos dos males, y el Socialismo presentado en lenguaje claro es la legislación de la clase y no legislación nacional, y está buscando, en su avanzada sección, robar a los ricos para el beneficio de los pobres.

No solo Moisés dice, “no tuerzas el juicio de los pobres en su causa” (Ex. 23:6), lo que significa que los hombres no deben poner a un lado la justicia porque esta está a favor de un hombre que sucede que es pobre, sino también “tampoco favorecerás a un pobre en su causa” (Ex. 23:3), lo que significa que un hombre no debe escapar de la justicia porque es pobre.

 

Si, si cada hombre, mujer y niño fuese absolutamente teocrático no habría más labor pesada o sudorosa, ni tugurios insalubres, ni huelgas, ni empresarios egoístas listos para demoler los rostros de sus obreros; ni obreros que no ganen su salario, ni evitando trabajo honesto en el cual trabajar, ni clase contra clase. Pero todas estas reformas vendrían porque la Teocracia habría abolido el Socialismo. En resumen, tendríamos todas las verdaderas ganancias del Socialismo sin sus inconvenientes, y los inconvenientes ¡lamentablemente! inconmensurablemente mayores que las ventajas. Las ventajas fueron principalmente en sus primeros días, cuando se corregían males reales y se curaban verdaderos males sociales. Ahora este está gravitando hacia la ruina roja y la anarquía. La verdad es, que los hombres están clamando por libertad, y en sus esfuerzos por asegurar y alcanzar ésta de acuerdo a sus ideas, están, inconscientemente, forjando cadenas de amarga esclavitud, cadenas de poder Satánico. Satanás está usando al hombre como su agente.

 

Ojalá los hombres reconocieran a Dios. Si ellos no hacen eso generalmente, puedan los individuos hacer esto. Y al reconocer a Dios y Sus demandas, descubrimos que somos pecadores, y que sobre nosotros descansa la muerte y el juicio, y que solo Cristo por medio de Su obra expiatoria puede satisfacer nuestra necesidad. Recibiendo a Cristo, creyendo “el evangelio de nuestra salvación,” recibimos al Espíritu Santo como siendo de Dios, y recibimos un Espíritu diferente de ese que anima al mundo. No somos del mundo como tampoco Cristo no es del mundo. No tocamos sus políticas, esquemas para mejorar al hombre aparte de reconocer las demandas de Dios. Reconocemos “las autoridades que han sido ordenadas por Dios” (Rom. 13:1). Estamos sujetos a sus ordenanzas, excepto ellas choquen contra la voluntad de Dios revelada en las Escrituras, y guiarán a la negación de Dios. Debemos “honrar a todos los hombres. Amar a los hermanos. temer a Dios. Honrar al rey” (1 Ped. 2:17). De este modo nos debiésemos mover a través del mundo, buscando su verdadero bien en cada forma posible, consolando a los afligidos, alimentando a los hambrientos, predicando el precioso evangelio a los pecadores, y buscando la verdadera edificación de nuestros compañeros cristianos.

Pero, concluimos, la Teocracia es la única cura para los males del mundo. El Socialismo es la negación de Dios, y debe perecer por el calor de su propio fuego.

Cristiano, si usted es verdadero al cristianismo no puede ser un Socialista. Usted debe ser justamente teocrático, y entrometerse en el Socialismo aun en su espíritu, es entristecer al Espíritu Santo, que no es de este mundo, y que está dentro de usted.