Pin It

LA MESA DEL PAN DE LA PROPOSICIÓN

Ex. 25:23-30

El arca, con el propiciatorio y los querubines, era el único ocupante del lugar santísimo. Nada más se encontraba  en  el lugar donde moraba directamente Dios.  Pero pasando desde afuera  a través del velo (suponiendo por un momento el levantamiento del tabernáculo) se entraba al lugar santo, la escena  del cotidiano servicio sacerdotal. Había allí tres utensilios, la mesa con los panes de la proposición, o  panes de la presencia, el candelero de oro, y el altar de incienso, aunque éste último no es todavía descrito. El primero de estos en el orden como aquí es dado, la mesa con los panes, es lo que tenemos ahora que considerar

 

"Harás asimismo una mesa de madera de acacia; su longitud será de dos codos, y de un codo su anchura, y su altura de codo y medio. Y la cubrirás de oro puro, y le harás una cornisa de oro alrededor. Le harás también una moldura alrededor, de un palmo menor de anchura, y harás a la moldura una cornisa de oro alrededor. Y le harás cuatro anillos de oro, los cuales pondrás en las cuatro esquinas que corresponden a sus cuatro patas. Los anillos estarán debajo de la moldura, para lugares de las varas para llevar la mesa. Harás las varas de madera de acacia, y las cubrirás de oro, y con ellas será llevada la mesa. Harás también sus platos, sus cucharas, sus cubiertas y sus tazones, con que se libará; de oro fino los harás. Y pondrás sobre la mesa el pan de la proposición delante de mí continuamente." (vv. 23-30)

 

La composición de la mesa  es la misma que la del arca. Esta estaba hecha de madera de acacia, y cubierta con oro (vv. 23-25) El significado, por tanto es el mismo, la madera de acacia nos presenta lo que es humano, y el oro lo que es divino. Este es entonces Cristo, Cristo en  Su naturaleza Divina y humana combinada en una Persona.  Esta es realmente la belleza de todo lo que está conectado con el tabernáculo. Es Cristo en todo lugar, Cristo en Sí mismo o en alguna de Sus variadas perfecciones y glorias.

 

El pan sobre la mesa. En el libro de Levítico que encontramos las particularidades de los panes, "Y tomarás flor de harina, y cocerás de ella doce tortas; cada torta será de dos décimas de efa. 6 Y las pondrás en dos hileras, seis en cada hilera, sobre la mesa limpia delante de Jehová. 7 Pondrás también sobre cada hilera incienso puro, y será para el pan como perfume, ofrenda encendida a Jehová. 8 Cada día de reposo lo pondrá continuamente en orden delante de Jehová, en nombre de los hijos de Israel, como pacto perpetuo. 9 Y será de Aarón y de sus hijos, los cuales lo comerán en lugar santo; porque es cosa muy santa para él, de las ofrendas encendidas a Jehová, por derecho perpetuo." (Lv. 24:5-9)

 

(1)Los panes eran de flor de harina. Esto enseguida señala a la ofrenda de presente que, de igual forma, era hecha de flor de harina, con la adición de aceite e incienso (Ver Lv.2) Levadura no es mencionada, considerando que en los dos panes en (Lv. 23:17) la levadura es claramente especificada, por la obvia razón de que, en este caso, los panes representan a la Iglesia, y por tanto la levadura, emblema del mal, se encuentra en ellos. Pero la flor de harina es un tipo de la humanidad de Cristo, y por ello los panes son sin levadura, Él siendo santo, puro e inmaculado y sin pecado.

 

(2)Los panes debían ser cocidos. Ellos nos muestran a Cristo como habiendo sido expuesto a la acción del fuego, a la santidad del juicio de Dios por el cual Él fue sondeado y probado en la cruz, y fue encontrado como respondiendo perfectamente a cada una de Sus demandas.

 

(3)Ellos eran doce, seis en una fila y seis en la otra. Como en los hombros del sumo sacerdote, los doce nombres de las tribus seis a cada lado. Los panes de igual forma señalan a las doce tribus de Israel. El número doce significa perfección administrativa en gobierno en el hombre, por lo cual había doce tribus, doce apóstoles, doce puertas y fundamentos en la ciudad santa de la nueva Jerusalén. (Ver una ilustración de esto en Mt. 19:28) Los doce panes pueden ser tomados como representando a Israel en sus doce tribus, y esto nos da, en conexión con el significado del número doce, a Dios revelado en Cristo en asociación con Israel (porque Cristo fue de la simiente de David conforme a la carne, y heredero de su trono, Lc. 1:32) en perfección de gobierno. Esto será desplegado de acuerdo a las predicciones de los profetas (Sal 72) en el Milenio. Pero los panes estaban sobre la mesa, y entonces, por otra parte, Israel es visto en asociación con Cristo ante Dios.

 

(4)Otra cosa debe ser tenida en cuenta. "Pondrás también sobre cada hilera incienso puro, y será para el pan como perfume, ofrenda encendida a Jehová" (Lv. 24:7) El incienso tipifica la dulce fragancia de Cristo para Dios. Observe por tanto que Israel en sus doce tribus es siempre presentado ante Dios, cubierto con toda la fragancia de Cristo, y mantenido allí a través de toda la noche de su incredulidad en virtud de lo que Él es, y de lo que ha hecho: que es la cierta promesa de la restauración y bendición futura de Israel. Entonces los panes debían ser puestos en orden "Cada día de reposo lo pondrá continuamente en orden delante de Jehová, en nombre de los hijos de Israel, como pacto perpetuo" (Lv 24:8) Ellos pueden ser infieles, como lo han sido, pero Dios no puede negarse a Sí mismo, Él permanece fiel, y como consecuencia, aunque ellos han sido dispersados a través de todo el mundo a causa de su incredulidad, Él aun así cumplirá Sus consejos de misericordia y verdad, y los reunirá de los cuatro rincones de la tierra, y los reinstalará en su propia tierra en la plenitud de la bendición, bendición que será establecida y asegurada y establecida por Él, la que es simbolizada por el pan en la mesa.

 

Una ilustración de esto puede  sacarse del borde de la mesa: "Le harás también una moldura alrededor, de un palmo menor de anchura, y harás a la moldura una cornisa de oro alrededor" (v.25) es muy claro que el objeto de este borde era mantener los panes en su posición; Y si la corona ornamental de oro  fue tomada como un emblema de  la gloria divina de Cristo, la lección enseñada será, que Israel está asegurado en su posición por medio de Cristo ante Dios por todo lo que Él es como divino; más aún  que Su gloria divina tiene que ver  con su mantenimiento, como también en preservarlos, debido a  toda la bendición que Él mismo ha asegurado.  Y en la cual un día ellos entrarán. Pero hay más que la posición de Israel en  este símbolo. Este abarca  en principio a cada creyente. Allí en el lugar santo, siempre ante el ojo de Dios, cubierto con el grato olor del incienso, él es visto en Cristo. Esta es realmente la perfecta  presentación del creyente  a Dios. En otras palabras, esta es nuestra aceptación en el amado.

 

Podemos considerar el pan como alimento para los sacerdotes: "Y será de Aarón y de sus hijos, los cuales lo comerán en lugar santo; porque es cosa muy santa para él, de las ofrendas encendidas a Jehová, por derecho perpetuo" (Lv. 24:9) Alimentarse indica  identificación y comunión con la cosa  que se come. Esto es claramente mostrado por el apóstol en su enseñanza concerniente  a la mesa del Señor. "La copa de bendición que bendecimos, ¿no es la comunión de la sangre de Cristo? El pan que partimos, ¿no es la comunión del cuerpo de Cristo? 17 Siendo uno solo el pan, nosotros, con ser muchos, somos un cuerpo; pues todos participamos de aquel mismo pan" (1 Cor. 10:16,17) Era lo mismo para los sacerdotes. Por ejemplo,  ellos comían en ciertos casos la ofrenda por el pecado (Lv.6: 26) y de este modo se identificaban con ella. Alimentarse por tanto de los panes de la proposición es un símbolo del hecho de que Cristo, como Sacerdote,  siempre se identifica con Israel ante Dios. Este solo debía ser comido, esto debe destacarse,  en lugar santo. Es entonces, Cristo, en comunión con los pensamientos de Dios, identificándose Él mismo con las doce tribus en el ejercicio  de Su sacerdocio. Esto pone ante nosotros un muy bendito aspecto de la verdad.  Que Él es Sumo sacerdote en esta dispensación todos lo admiten; pero no se tienen en mente lo suficiente que, a pesar de la incredulidad de Israel, él se identifica  con ellos ante Dios  en Su oficio sacerdotal, y que saldrá del lugar santísimo, en el cual ha entrado,  como Melquisedec y  será Sacerdote sobre Su trono sobre un pueblo que se le ofrecerá voluntariamente.

 

"Jehová enviará desde Sion la vara de tu poder; Domina en medio de tus enemigos. 3 Tu pueblo se te ofrecerá voluntariamente en el día de tu poder, En la hermosura de la santidad. Desde el seno de la aurora Tienes tú el rocío de tu juventud. 4 Juró Jehová, y no se arrepentirá: Tú eres sacerdote para siempre Según el orden de Melquisedec." (Sal 110:2-4)

 

Después  tenemos la provisión para la jornada: "Y le harás cuatro anillos de oro, los cuales pondrás en las cuatro esquinas que corresponden a sus cuatro patas. 27 Los anillos estarán debajo de la moldura, para lugares de las varas para llevar la mesa. 28 Harás las varas de madera de acacia, y las cubrirás de oro, y con ellas será llevada la mesa." (vv.26-28) Los hijos de Israel eran peregrinos en el desierto, y entonces el tabernáculo y todos sus utensilios que habían sido hechos para ellos en este carácter,  y los acompañaban en todos sus viajes. Cristo está siempre con Su pueblo; y los mismos anillos y varas,  igualmente que la mesa, estaban hechas de  oro y madera de acacia, y lo señalan a Él como Dios y hombre.

 

Pero es en el libro de Números  que encontramos los detalles  para el transporte de la mesa, cuando ellos comenzaban la marcha. "Sobre la mesa de la proposición extenderán un paño azul, y pondrán sobre ella las escudillas, las cucharas, las copas y los tazones para libar; y el pan continuo estará sobre ella. 8 Y extenderán sobre ella un paño carmesí, y lo cubrirán con la cubierta de pieles de tejones; y le pondrán sus varas." (Núm 4:7,8) La cubierta interior,  se observará, es azul, símbolo de lo que es celestial; después había una cubierta escarlata, este color es emblema de la gloria humana o de la realeza judía; y sobre ésta estaba la cubierta de pieles de tejones, un tipo de protección del mal  como una consecuencia  de una santa vigilancia.  Con relación al todo, la mesa con sus panes como mostrando a Cristo asociado a Israel,  que serán después desplegados en perfección de gobierno administrativo, el significado de este orden será aparente.  La cubierta azul estaba inmediatamente sobre el oro, el carácter celestial de Cristo estaba en íntima asociación con lo que Él era como divino. Después estaba el escarlata, la realeza, o la gloria humana, ya que estando en el desierto el tiempo para Su manifestación aún no había llegado. Eso estará conectado con el reino a Su aparición. Las pieles de tejones  afuera, como ocultando  Su gloria humana y real, es expresiva  de esa santa vigilancia  que lo guardaba  de cada forma  de mal mientras estaba en las circunstancias del desierto.

 

Todos los utensilios conectados con la mesa eran de oro (v.29), todo es significativo de  lo que era divino, como correspondiendo al servicio de Aquel que  era realmente Dios  manifestado en carne, y quien será confesado en el día futuro de la bendición de Israel como su Señor y Dios.  De esta forma se verá que cada detalle, como también toda la mesa, nos habla de Cristo. ¡Puedan nuestros ojos ser abiertos para  percibir  cada aspecto de su Persona como Él nos es presentado por el Espíritu de Dios!